Literatura juvenil y... sexo?




Esta mañana recibí un email de una chica que acababa de terminar Pacto de sangre, entre otras muchas cosas, me contaba algo que me ha hecho pensar: echaba en falta algo más de sexo, no sexo explícito, ya que es una novela juvenil, pero sí el erotismo y las sexualidades propias de esa etapa, que en muchos casos son tan plenas e intensas como en la edad adulta, y que se podrían insinuar sin tener que adentrarse en una narración cargada de detalles.

Siempre he pensado que es más bonito insinuar que mostrar, y hablo en todo momento de literatura Young adult, que a estas alturas dudo de que alguien no sepa qué es y a quién está dirigida, y no de literatura exclusiva para adultos, que es más permisiva a este respecto.

Tratar el sexo en los libros juveniles es complicado porque no hay fórmulas infalibles para abordarlo.

Como escritora de LIJ siempre me he sentido un poco presionada a la hora de contar según que cosas. Nunca sabes dónde está el punto medio, cuál es la justa medida, porque todo es tan relativo como lo somos las personas. No todos maduramos al mismo ritmo, ni crecemos a la misma velocidad. Entorno, educación, cultura, todo influye en nosotros, en nuestra personalidad; por eso se han establecidos unos baremos, unas pautas, unos límites que marcan qué está bien y qué no a ciertas edades. Pero no siempre funcionan.

¿Tiene que haber sexo en las novelas juveniles? Pues si preguntamos a los lectores, a los jóvenes, la respuesta es sí en la mayoría de los casos. ¿Y por qué? Pues por el mismo motivo que una novela puede tratar temas como la muerte, el dolor, la traición, la moral o la política; porque forman parte de la vida y la realidad. La literatura es una representación de la realidad. Por qué íbamos a suprimir alguna por el hecho de que se trate en LIJ.

Los jóvenes, hoy en día, reciben a través de los programas de televisión y los telediarios, más información dañina que de los libros: atentados, masacres, suicidios desesperados, desahucios. Entonces, por qué se le da más importancia a una escena de sexo en una novela, por qué se censura. No hace mucho, una madre me decía que no había querido comprarle a su hija de diecisiete años el libro Eternidad de Alyson Noël, porque lo había abierto por una página al azar y había aparecido una escena en la que los protagonistas, ligeros de ropa, se daban el lote tumbados en una playa. Vale, lo entiendo y respeto, pero esa actitud la entendería mejor con un niño de nueve años, pero ¿con diecisiete? ¿En los tiempo que corren?

Creo que no querer asumir que un adolescente es un individuo sexual, es un error que lleva a muchos padres a darse de bruces con una realidad que está ahí, lo quieran o no, en vez de aceptarla al mismo ritmo que marca el crecimiento de los hijos y su madurez. Y este pensamiento lo extrapolo a editores, profesores, a todos los que no sentimos responsables de educar a estos adolescentes.

Creo que en la literatura juvenil hay sexo cuando debe haberlo, y que hay autores que lo tratan con más habilidad que otros. Hay que encontrar el punto medio, no pasarse de liberal, pero tampoco de mojigato. Es en la adolescencia cuando aparece el sexo, se tienen las primeras experiencia, se prueban cosas, se siente curiosidad. No podemos ser demasiado tímidos y miedosos, si tenemos en cuenta los conocimientos de los que disponen los adolescentes a los que van dirigidos este tipo de libros. No hablo de sexo explícito, pero sí de las agitaciones sexuales; el sexo es una realidad importante para los jóvenes como lo es para los adultos.

Yo escribo libros «young adult», si nos centramos en la idea que se tiene de este género, serían para adolescente con edades a partir de los 16 o 17 años. A estas edades ya saben bastante sobre el funcionamiento del sexo, en Primaria se trata el tema de la reproducción humana, cómo es el cuerpo del hombre y el de la mujer, esconderlo en un libro de ficción es hipócrita. Aún recuerdo con gracia, una escena de la película Poli de guardería, donde un niño de tres años le decía a su profesor: «Los niños tienen pene, las niñas vagina», y esa es la realidad, no hay que escandalizarse, por qué está bien tratarlo en una clase sobre educación sexual y no en una novela.

Con 16 o 17 años se está preparado físicamente para tener relaciones, pero es con la mente con lo que hay que tener cuidado, no se puede frivolizar, ni convertir en algo irrelevante el sexo, porque no lo es, es importante e influye en aspectos de nuestra vida. Por eso creo que el único  límite que debe tener la LIJ, a la hora de tratarlo, es el sentido común.

Cuando escribí Pacto de sangre, una historia donde el amor y el romanticismo tienen un peso importante, el tema del sexo me dio más de un quebradero de cabeza. No sabía dónde estaba el límite y el miedo me hizo pecar de mojigata; cuando soy capaz de narrar una escena de violencia con todo tipo de detalles. Pero el sexo, el sexo lo hemos convertido en tabú y cuesta tratarlo con naturalidad. Cuando un lector me dice que esperaba mucho «más» de unos protagonistas que están entre los dieciocho y los veinte años, sé que tiene razón. Ya lo sabía mientras lo escribía condicionada en contra de mis propias ideas.

Ahora, varias novelas después, y tras muchas conversaciones y opiniones sobre este tema, lo veo de otra forma. En mis novelas hay sexo, cierto que es un sexo que el lector debe imaginar y entrever, porque yo insinúo, no muestro; pero creo que esa es la justa medida, dar los elementos y que la imaginación haga el resto.
Una caricia, una mirada, el deseo, una mano que acaricia un estómago... ¿Quién no sabía qué era eso a los diecisiete?

Un abrazo.











13 comentarios

  1. Hola María,

    Es muy interesante lo que planteas. Y entiendo eso de la "presión" perfectamente. Como autora de romántica histórica para adultos, ya te puedes imaginar.
    Es muy cierto que la sexualidad es algo inherente en el ser humano, eso es innegable, pero ¿hace falta ser gráfico y explícito en las descripciones? ¿no exiten ya otros géneros que se dedican a eso, como por ejemplo la novela erótica? ¿Por qué las demás novelas tienen que tener escenas de sexo salvaje?
    Hace no mucho tiempo una lectora me escribió dándome las gracias por ser sutil en las escenas íntimas, pues ya estaba harta de las mismas descripciones de siempre. Es como si el amor sin un buen sexo no valiera la pena. Entonces que me expliquen porqué las lectoras de romántica en este caso (y también la juvenil) pierden la cabeza por Mr Darcy, de Orgullo y Prejuicio, y no sienten vergüenza al gritar a los cuatro vientos que es la historia de amor más preciosa que han leído nunca. Pero si ni siquiera se besan!!!!! y yo me pregunto: si Jane Austen encanta aunque sus personajes no se toquen, ¿por qué me exigen a mí como autora que escriba escenas calientes?
    Hay muchísimas historias románticas en el mundo literario, pero ninguna (desde mi punto de vista) superará a Lo que el Viento se llevó, Jane Eyre o la antes mencionada. Y ninguna de ellas tiene escenas de sexo.
    Creo que si tu libro es bueno, no hacen falta este tipo de cosas. Y no es por tratar este tema como tabú, pero es que a veces parece que hay una obsesión morbosa por las escenas de cama. Ya no tenemos suficiente en saber que se acuestan, ahora también tenemos que leer CÓMO lo hacen.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miranda!

      Tienes toda la razón en lo que argumentas, yo tampoco estoy de acuerdo con que, en una novela adulta, el sexo tenga que ser obligatorio. Escenas de cama con todo lujo de detalles pueden estar muy bien para algunas historias, otras ni siquiera las necesitan para transmitir todos esos sentimientos, como ocurre en los títulos que nombras.
      Creo que debería ser elección del autor qué elementos forman parte de su novela, no las modas o los clichés, incluso las presiones editoriales.

      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo, María. Una escena de sexo puede encajar perfectamente en literatura juvenil o young adult, si está bien narrada. Curiosamente, yo cuido más la calificación que doy a mis propias historias según el contenido de violencia, no de sexo, aunque en esos casos siempre tengo en cuenta que los jóvenes hoy en día son más precoces para ambos temas. En Wattpad, si no hay sexo o violencia en mi historia, la pongo para todo público. Si hay algo de sexo o violencia, la dejo en "PG 13", que significa "guía parental si el niño tiene menos de 13 años". Y de ahí voy subiendo las restricciones. También he indicado en Amazon para qué edades van dirigidas mis historias, pero suelo poner el límite en 15 años, no 18. Como están las cosas hoy, creo que a los 15 años los jóvenes ya han sido expuestos a cosas más impresionantes de las que yo pueda narrar en un libro :-P De hecho, sé que muchos chicos empiezan a tener sexo incluso a edades más tempranas (lo cual me hace pensar dónde carajo están sus padres, por cierto). Y como dijo Miranda antes que yo, una escena puede ser tremendamente romántica y erótica sin que haya siquiera un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema del sexo se puede tratar a cualquier edad, sabiendo tratarlo, evidentemente no le puedes hablar del mismo modo a un niño de diez años, que a uno de quince, pero de ahí a eliminarlo o censurarlo, me parece excesivo.
      De todas formas, en la literatura juvenil actual, no observo un problema a ese respecto, más bien al contrario, los lectores piden que el tema se trate porque forma parte de la vida misma.

      Besos!!

      Eliminar
  3. Es un tema delicado que raya en lo ridículo; el sexo siempre ha estado presente en los jóvenes desde que se le alborotan las hormonas. ¿Acaso no tienen la computadora o televisor a mano sin que sus padres se den cuenta? Vamos... Los libros de adultos contienen una buena dosis de lenguaje literario cargado de erotismo, y muchas veces, los encuentros sexuales entre los protagonistas son muy sensuales. He leído una cantidad considerable de libros "Adulto-joven" que en sus escenas "románticas" insinúan mucho más que con utilizar un vocabulario vulgar y explícito. Los chicos tienen imaginación; y vaya que lo que se imaginan ruborizan hasta el más pintado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, Martha. Pensamos muy parecido sobre muchos temas. :)
      Besos!!

      Eliminar
  4. Estimadas escritoras...

    He comenzado a seguir un poco vuestras obras, ya que apenas me queda algo de tiempo (ya casi ni duermo) con mis proyectos editoriales, que como sabréis (o veréis) son de otros géneros (investigaciones histórico-arqueológicas sobre Antiguas Civilizaciones). Sin embargo, llevo casi diez años con un proyecto de una novela de tipo histórica, pero que a la vez tenga también algo de fantasía y otros ingredientes similares a los que veo vosotras cultiváis, el proyecto lo tengo concebido como una saga, de hecho su nombre es Saga Atlantis, y como su nombre indica, estaría centrada en los tiempos de la Atlántida.

    Como mínimo me gustaría que llegara a tres grandes volúmenes. Os aseguro que poseo información y documentación más que de sobra para eso y para más, la cuestión es que yo no soy escritor, no me siento capaz de poder emprender ni siquiera una simple novela corta. Por ello, estoy buscando ayuda, más que ayuda, alguien que esté dispuesto a trabajar conmigo como co-autora o co-autor. Sinceramente, me atrae más la idea de una co-autora. Creo que necesito la sensible pluma de una escritora para este proyecto. Al menos, intentar sacar adelante el primer volumen, y ver que tal resulta. Yo nunca he podido pasar del primer capítulo, unas pocas páginas es lo que tengo, pero por lo menos varios personajes con sus nombres y características ya están esbozados.

    De todos modos, ni siquiera es necesario partir de lo que ya tengo hecho, me daría más que por satisfecho si alguna joven escritora quisiera, simplemente aceptar el acuerdo de trabajar junto conmigo, donde yo me limitaría simplemente a la documentación y aportación de ideas, pero dejaría total libertad a la escritora para que redactara y creara todo como mejor le parezca y le nazca o le inspiren las Musas...

    En fin, que os ruego encarecidamente que si conocéis alguna escritora que pudiera estar interesada en este proyecto, pues que la pongáis en contacto conmigo. Preferiblemente a través de mi facebook, ya que es prácticamente el único sitio de todas las redes sociales donde apenas tengo contacto con el público.

    Os aseguro que es tengo muchísimas información (en su mayor parte desconocida e inédita) sobre misterios de la Antigüedad que permitirían crear una de las novelas de historia fantástica más grandes de la historia, que bien podría competir y hasta superar la saga "Lord of the Rings" lo cual, ya dependería, más que de la buena pluma, de podamos contar después con la mayor difusión posible, y sobre todo de una buena traducción y edición al inglés...

    Mi más sentido agradecimiento, por adelantado...

    Un cordial Saludo,
    Georgeos

    GeorgeosDiazMontexano.com
    Atlantida.be

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena tentador, pero con dos novelas escribiendo, me quieta mucho tiempo.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Suena interesante, muy interesante, pero yo tampoco dispongo de tiempo en este momento. Dos novelas con plazos, y una tercera que pronto se publicará, me tienen sin apenas tiempo libre.
      Lo que sí haré, será tantear a escritoras que conozco para ver si a alguna le interesa.
      Gracias por pasarte por el blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Gracias Martha y María... De veras que os agradeceré si encontráis alguna que le interese el proyecto. No importa cuán novel escritora sea, mientras tenga tanto talento como vosotras. De hecho, me interesa mucho ayuda a la gente que empieza... Ojalá lo hubieran hecho conmigo cuando era joven, pero desgraciadamente, no he tenido apenas ayuda alguna en toda mi vida... Uno de mis futuros sueños, prefiero llamarle proyectos, es precisamente, poder financiar todo tipo de proyectos culturales, editoriales, expediciones, en fin todo lo que me gusta y apasiona... Espero y confío que esta "crisis" actual remonte, y así poder dedicarme no sólo a mis investigaciones y proyectos particulares, sino también a promover y financiar otros...

    ¡Un gran Abrazo! de este admirador vuestro...
    Georgeos

    ResponderEliminar
  6. Realmente el término está en lo que marque la historia. Si una persona lee una historia donde todo está integrado bien, nadie se da cuenta de si la prota se ha tirado a x o matado a otros tantos, no al menos que se repare en ello. Todo se da la importancia que la des tu dentro del marco. Xa-LFDM

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Yo simplemente lo paso mal cuando llego a las escenas de sexo, no sé como escribirlas y me pongo azul jajaj
    Pasaba para avisar que hay sorteo en
    http://apuestoportisaga.blogspot.com.es/2013/03/sorteo-de-un-ejemplar-de-apt.html

    Besotes y cuídate!

    ResponderEliminar
  8. Hola!

    Me ha impresionado mucho lo que planteas aquí, puesto que pocos autores son capaces de hablar así de cara un publico de "Young Adults" sobre como el sexo se ha convertido en un tabú dentro del mundo juvenil. Tengo una amiga, la cual su madre me pidió que la acompañara a escogerle un libro para su hija (mi amiga). Yo le dije que quizás podría escoger Eternidad de Alyson Noël, o Beautiful Disaster de Jamie McGuire. Su madre los abrió por una pagina casual a cada uno de los dos libros y precisamente dio en las paginas en las que había un MÍNIMO contenido sexual. Rapidamente dijo que no, y les escogió Alicia en el pais de las maravillas...
    Yo soy "escritora" y posiblemente me publiquen un libro que he acabado de escribir, y cuando la historia necesitaba un poco de sexo no supe bien como hacerlo: no quería que fuera como 50 sombras de Grey, pero tampoco como una cursileria. Vale, sí, tengo 14 años pero la madurez espiritual y mental no va de las edades, si no de cuanto quieres llegar a madurar tu, y escribir un libro me ha ayudado a descubrir que quiero madurar mucho mas.
    Me encantan tus libros!
    Muchos besos!

    Sofia!

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar.