¿Cómo y por qué Almas Oscuras?



                                                                                   ¿Cómo y por qué Almas Oscuras?
Creo que esta es la pregunta que más veces he contestado en el último año y medio y su respuesta sigue provocando interés (aún aparece en muchos correos que recibo). Y en alguna ocasión, la cuestión se plantea de una forma un tanto crítica por las influencias que posee de otras sagas, y nunca he rechazado que sea así.

Almas Oscuras, que en un principio ni siquiera se llamaba así, nació en el año 2009. Siempre he dicho que el gusanillo de contar historias nació conmigo, y mi madre da fe de ello. Mis primeros cuentos los escribí en las paredes de casa, cuando era tan pequeña que aún se me trababa la lengua. Aprender a leer y a escribir fue lo más importante en mi vida. Poder descubrir otros mundos a través de los libros y crear los propios a través de las palabras, me mostró el camino que quería seguir.
Era muy pequeña la primera vez que le dije a mi madre que quería ser escritora. A lo largo de los años se lo repetí muchas veces. Recuerdo una de esas veces: sentada en el jardín de casa, mi madre podaba unos arbolitos y yo leía la última página de El retorno del rey, de Tolkien. Cerré el libro y le dije que yo quería escribir historias como aquella y que la gente las leyera. Me respondió que si no lo hacía era por miedo, que cogiera una de esas historias que había comenzado y que la terminara, que por ahí habían empezado todos.
Tenía mucha razón, pero en aquel momento tampoco lo hice. Siempre he sido lectora de fantasía, sobre todo épica. Autores como Tad Williams, David Eddings, Guy Gavriel Kay o Michael Moorcock, eran mis lecturas "ligeras"; y cuando me imaginaba escribiendo algo, siempre era dentro de ese género y mis intentos fracasaban.

Mi incursión en lecturas más juveniles fue de la mano de Philip Pullman y su trilogía La materia Oscura, y de Marianne Curley y su novela El círculo de fuego. Mis lecturas dentro de ese género aumentaron, sobre todo historias paranormales. Descubrí que me encantaba la literatura juvenil de ese estilo, pero seguía teniendo ciertos reparos a la hora de escribir. Entonces me encontré con Anne Rice y sus vampiros –seres que siempre me han fascinado–, vi Blade en el cine, leí a King, a Matheson y a Steve Niles. Después cayeron en mis manos los primeros libros de Poppy Z. Britte y L. J. Smith y su mezcla de vampiros y adolescentes me llamó muchísimo la atención. Tras estos me animé con la saga Medianoche de Claudia Gray y acabé leyendo Crepúsculo, con parones bastante largos entre un libro y otro, y largas pausas dentro de los propios libros; me gusta la acción y echaba un poco en falta ese detalle... y ahí fue cuando decidí escribir una historia de vampiros.

Comencé en marzo de 2009, y mi intención no era la de lograr una historia publicable. Era todo un reto personal: escribir una novela y acabarla con la máxima calidad posible y con todas las complejidades que suponía hacerlo. No era nada fácil, un argumento con sentido, unos personajes que engancharan, sorpresas, giros inesperados... y poco a poco terminé la novela. Una novela que era una mezcla de todas esas ideas que me habían gustado en las sagas que he nombrado más arriba; y sí, la presencia de Crepúsculo puede ser muy evidente en Pacto de Sangre, pero creo que la que menos. Era la pluma de L. J. Smith la que me animaba más que ninguna otra, también la de Anne Rice. Su personaje Louis es el primer vampiro "vegetariano" del que tengo constancia en la literatura, junto a Blade de Marc Wolfman, otro vampiro que se negaba a sucumbir a sus instintos; ambos muy anteriores a Edward Cullen.

Finalizado Pacto de Sangre, sucumbí a la fiebre del escritor, e inmediatamente comencé la segunda parte. Pero esta vez, la historia y los personajes habían cobrado vida y personalidad y mi pretensión ya no era la de continuar un fanfic –como podría catalogarse la primera parte–, sino una trama propia, alimentada por el montón de ideas que aparecían en mi cabeza. Empecé a redactarla en el verano de 2010. Entonces ya había comenzado a informarme, animada por mi familia, sobre editoriales y agencias. En marzo del año siguiente conseguí un contrato de representación con la que hoy es mi agente y, en aquel momento, con la primera y segunda parte acabadas y en sus manos, inicié la escritura de la tercera.
La abandoné un poco después, ¿el motivo? El argumento de El encanto de Cuervo  apareció en mi mente como un rayo de luz y tuve que dejarlo todo para escribirlo. Después pensé en retomar Almas Oscuras III, pero acepté el reto de escribir algo nuevo, otro género, un cambio de registro. Ese reto finalizó hace un par de semanas: ¡Mi primera novela realista! Mientras la acababa recibí la maravillosa noticia de que B de Books quería publicar la trilogía completa. Se habían fijado en el interés que había despertado en los lectores Pacto de Sangre, y querían que sus continuaciones pudieran llegar a más gente; algo imposible para mí después de haber comprobado lo mucho que cuesta ser escritor, editor, corrector, publicista y vendedor. Así que he cumplido dos sueños: el primero, publicar la trilogía; y el segundo, hacerlo con una gran editorial. Ahora he retomado esta tercera parte, y con más ganas que nunca. El segundo libro se aleja, en cuanto a trama y personajes, bastante del primero. Y en este último, creo que apenas quedan restos de ese "fanfic".

Esta es la explicación al cómo y el por qué de Almas Oscuras, y también a esas influencias de otras novelas muy conocidas del género que se aprecian en Pacto de Sangre. Siempre las he admitido, no considero que sea algo negativo, sobre todo porque traté de imprimirle mi estilo  y eso sí creo que lo he conseguido. Al margen de lo que haya parecido la historia, la mayoría de lectores de esta primera novela creen que ese estilo y narración son interesantes, atractivos, y que le dan su propia identidad.


Ahora, a solo tres semanas de la publicación de Almas Oscuras II, los nervios los tengo a flor de piel. El 15 de mayo va a ser un gran día. El encanto del cuervo también verá la luz y aterrizará en las librerías.
Deseo con todo mi corazón que ambas novelas os gusten y que disfrutéis de su lectura. ¡Ya me contaréis!








Más cosas que contar


Hola a todos,
Hoy tengo que contaros un montón de cosas. La primera y más importante, un proyecto solidario en el que tuve la suerte de poder participar y que, por fin, ve la luz: una antología de cuentos juveniles que lleva por título 14 LUNAS.
En ella han colaborado varias escritoras a las que admiro y tengo la suerte de tener entre mis amigas: 

Carolina Iñesta Quesada, Victoria Vilchez, Olga Salar, Raquel Cruz, Itsy Pozuelo, Lucía Arca, Tania López, Laura Morales, Laura López Alfranca, Victoria Rodríguez, Haizea López, Amaya Felices y Cristina Puig. 

Otra sorpresa que esconde esta antología es un prólogo maravilloso escrito por el autor de Canciones para Paula y No sonrías que me enamoro, Francisco de Paula. ¡Un lujo, eh!

Esta recopilación de cuentos saldrá a la venta el próximo 2 de mayo y lo hará de la mano de Ediciones Kiwi. Desde aquí aprovecho para dar las gracias a Teresa, su editora, por hacer posible que algo tan bonito vea la luz. Todo lo recaudado irá destinado a CRUZ ROJA, así que  a rascarnos un poquito los bolsillos que la ocasión lo merece y muchas personas lo necesitan. 

                             



Más cosas que contar. 

La semana pasada puse el punto final a la novela contemporánea que estaba escribiendo. Estoy muy contenta con este manuscrito. Ha sido mi primera incursión en un género completamente distinto a lo que había escrito hasta ahora y el resultado, a mi juicio, no podría ser mejor. Decir que se ha escrito sola sería exagerar, pero casi; la historia fluía con facilidad, los personajes no han necesitado ayuda para desarrollarse y desde el primer momento tomaron el control.
Escribir sobre personas reales con problemas reales ha sido extraño y especial. Es mucho más fácil identificarse y meterse en la piel de los protagonistas, pero también te afecta más a un nivel psicológico y emotivo, por lo que una parte muy grande de mí ha quedado impresa en sus páginas.  
Esta nueva novela no es solo una historia de amor. Es una historia de superación personal, de guerra de clases, en la que hay conspiraciones, traiciones, grandes muestras de lealtad, mucho drama, acción y grandes dosis de pasión.
Me siento muy orgullosa de este libro y espero que no tarde en encontrar editorial. Estoy deseando que podáis leerlo.



Después de varios meses de la publicación de Pacto de Sangre, su continuación está cada vez más cerca. El 15 de mayo, por fin, saldrá a la venta junto con la reedición de la primera parte. Me preguntáis que si mantendrá la portada, sí la mantiene, con un pequeñito cambio que apenas vais a apreciar. También mantendrá el título, aunque aún está por decir el de la segunda parte. 
¡TRES SEMANITAS Y ESTARÁN EN LA CALLE!



También tres semanitas para que El encanto del cuervo aterrice en las librerías, y ATENTOS porque se avecina CONCURSO. ¿Queréis ganar ejemplares firmados? Dentro de poco os explico cómo podéis conseguirlos.

Un saludo.