Slider

El rostro de las mil portadas.

miércoles, 26 de marzo de 2014

Este guapetón, llamado Taylor Napier –aunque para mí es y siempre será William Crain, mi vampiro preferido–, ha sido el rostro, cuerpo  y mirada incitante de un montón de portadas de libros; incluidos los míos. Y sobre esto quiero hacer un inciso. He seguido con especial interés todas las publicaciones donde aparece y, por las fechas de salida de todos esos libros, soy de las primeras en haberme fijado en su carita de ángel y en lo bien que queda en las portadas. ¡Buen gusto que tiene una! No, en serio, es que este chico tiene algo que hace que te fijes en él.


Y, claro, ¿qué voy a decir yo?, que me gusta mucho más en la cubiertas de Almas Oscuras.
Una curiosidad, ¿sabíais que aparece en True Blood? Síiiiii. ¡Señales, señales por todas partes!, era el indicado para ponerle rostro al prota vampiro de Almas Oscuras.


Aunque no os voy a engañar. El primer William Crain fue Henry Cavill.



Cuando empecé a escribir Pacto de sangre y pensaba en William, en cómo era su aspecto, sus rasgos eran los de este actor. Recuerdo perfectamente el momento en que lo vi por primera vez. Acababan de estrenar la primera temporada de Los Tudor, era jueves por la noche y, después de haber visto ese mismo día el anuncio de la serie, tuve muy claro que iba a verla. Salió su primera imagen en pantalla y a mí se me atragantó el bocadillo.
Con los ojos como platos, lo miré y remiré con cara de idiota y una sonrisa aún más… idiota, sin poder dejar de pensar que era él. ¡ERA ÉL! Era mi William, clavadito, un clon. Y en ese preciso instante mi mente y yo nos enamoramos perdidamente de Henry Cavill.
Lo estuvimos durante todo el libro y parte del segundo; y aún lo estamos, a pesar de que se ha puesto exageradamente cachas, y con melena leonina y los trajes a medida, para mí ya no tiene ese aire juvenil y descuidado que tanto me gustaba. Ahora te dan ganas llamarlo Sr. Grey mientras extiendes un taburete entre los dos a modo de arma, y yo, la verdad, no tengo nada que ver con Anastasia.

El caso es que, apareció Taylor para quedarse con el papel y hacerlo suyo. Ocurrió cuando llegó el momento de hacer la portada para publicar la novela. Esto fue allá por el verano de 2012. Vi cientos de imágenes, mis ojos imploraban un descanso, y no era de extrañar, porque vimos algunas que realmente deberían estar prohibidas por herir la sensibilidad. ¡Qué horror!

Pero en uno de esos barridos visuales, en busca de la instantánea perfecta, apareció su rostro. El rostro, y el torso, y los ojos, ¡qué ojos! Bueno, todo él. Y lo tuve claro.
Desde entonces, se convirtió en William Crain, un vampiro bipolar de 175 años, capaz de acabar con la paciencia de mi adorada Kate y de despertar el instinto asesino de miles de lectores por ser tan indeciso y complicado. Y, aun así, las ha enamorado a casi todas.
Hace unos días, planeando la que será la portada del tercer libro, tuve el impulso de hacer algo diferente para que no fueran tan parecidas. Lo comenté en público y las reacciones fueron inmediatas, todo el mundo quería  a Taylor/William en la portada. Si me quedaba alguna duda de que este chico era el indicado, quedó disipada. ¡Nos encanta este chico!
Un abrazo,

María  xox




5 comentarios:

  1. Ya sin entrar al post sabía exactamente cuál era el mentado rostro, si no estará quemado el muchacho xD pero hace que las bragas salgan volando, sin duda. Se tiene merecidísima toda la atención que le dan, no hay duda.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Tomo nota del nombre para futuras referencias. Jajajaja. La verdad es que el chico tiene lo suyo. ¡Es súper sexy!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Cuando va a salir la parte 3, le estoy esperando ansiosa,por leerla.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda alguna tu elección fue muy acertada Maria! Taylor/William es absolutamente el indicado! su rostro inspira dulzura, frescura y juventud sensual (y)

    ResponderEliminar
  5. Y esque tiene cara de angel, jejeje

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar.

CopyRight © | Theme Designed By Hello Manhattan