Organizando el 2017



Pese a ser una persona que se distrae fácilmente, con una tendencia preocupante a dispersarse y  que se rige más por el corazón que por la cabeza, me he dado cuenta de que el libre albedrío no es para mí. Necesito límites que me ayuden a concentrarme; porque otra cosa no, pero soy perfeccionista y puntillosa hasta poner de los nervios a quien trabaja conmigo, y ese esmero solo soy capaz de lograrlo si me centro de verdad.

Tú tranquilo, que esto va a quedar de lujo.

Encontré hace un tiempo una viñeta que publicó Neil Gaiman con la que me sentí muy identificada. Se veía a un escritor entregándole un manuscrito a su editor, pero, resistiéndose a soltarlo, acababan enzarzados en una guerra de tirones:

—¡Suéltalo!
—¡No, que aún puedo mejorarlo!
—Entrégamelo.
—No, déjame que lo revise otra vez.

Yo soy así. Me cuesta soltar una novela, y solo la dejo volar cuando no queda más remedio y estoy realmente segura de que lo he dado todo (y porque tiene que entrar a imprenta y ya imagináis el plan a esas alturas).
Del mismo modo, solo me centro y escribo de verdad cuando tengo un ojo puesto en el calendario y sé que debo cumplir con una fecha. Si no, los días pasan y, entre redes sociales y otras distracciones, no hago nada de nada salvo cazar moscas con bolitas de papel frente a la página en blanco.

¡Quien dice moscas, dice selfies tontos!

Creo que me he acostumbrado a trabajar bajo presión, y que esa «obligación» es buena para mí. Necesito saber qué voy a escribir y para cuándo. Entonces paso de trotar por los campos cual Heidi a marchar con una actitud casi marcial. Organizar esa faceta logra que el resto de mis rutinas también funcionen mucho mejor, ya que escribir se ha convertido en mi trabajo, en mi empleo, y me siento bien cuando dejo el ordenador para hacer otras cosas, sabiendo que estoy cumpliendo de verdad con esa responsabilidad y ofreciendo resultados.

¡Oh, yeah!

¿Y por qué os cuento todo esto? Porque mi última novela la escribí con exceso de presión y acabé tan cansada (aunque satisfecha), que me dije a mí misma y a los demás que los próximos proyectos los llevaría con más calma, sin prisas; y cuando estuvieran listos ya se hablaría de fechas. Pues donde dije digo, digo Diego.
A diario me preguntan por la fecha de publicación de Cruzando los límites 3, y no saber la respuesta me estaba poniendo nerviosa. ¡Muy nerviosa! Entiendo que para aquellos que siguen la serie y esperan el siguiente libro, ese detalle es importante. Como lectora me ocurre lo mismo respecto a las publicaciones de los autores que me gustan y que espero como agua de mayo.

¿A quién hay que liquidar para conseguir la siguiente novela?

Por todo esto, finalmente, hemos puesto una fecha para que el tercer libro vea la luz: otoño de 2017. Casi un año y medio después de que se haya publicado la segunda parte.
Ayer, cuando lo anuncié, me encontré con un montón de caritas largas y frases como: ¡Aún falta mucho! ¡Nos toca esperar un año! ¡¿No puede ser antes?!
Pues contando con que es una novela que aún estoy escribiendo, y que una vez la termine debe pasar por todo el proceso de edición, que también es un poco largo… Os aseguro que no es mucho tiempo, no. Al contrario, el esfuerzo conjunto por parte de todos va  a ser titánico. Os lo dice la que en marzo estaba acabando los últimos capítulos de Rompiendo las reglas, viendo a su editora en directo por Periscope presentándola como novedad para mayo, con su portada ya diseñada y su sinopsis…

De esta voy a la cárcel. 

¿Es o no es un acto de fe? Pues creo que me he vuelto adicta al subidón de adrenalina que suponen estos retos. Y aunque no lo parezca, Cruzando los límites 3 va a salir publicada mucho antes de lo que tenía pensado en un principio.
Y sí, aún queda todo un año por delante para ese momento, pero en marzo llega a las librerías un trocito de mi corazón. Y es casi literal, porque cada página de Palabras que nunca te dije está repleta de sentimientos, mis sentimientos: lágrimas, risas, tristeza, emoción, deseo, tensión… todo eso y mucho más es lo que he sentido escribiendo esta novela y se respira al leerla.

Para no derretirse con esa sonrisa... ¡Jayden!!
Como veis, este 2017 viene cargadito, dos de mis historias verán la luz y espero que os las llevéis a casa con vosotros.

¡Os seguiré contando!








2 comentarios

  1. Hola preciosa!!
    Me encanta leerte hasta en una entrada Juas me he dado cuenta al acabar de que estaba toda entretenida leyendo... en fin! Que bueno, queda bastante para otoño de 2017 pero más vale tener un producto de calidad y esperar un poco más, que forzar la máquina! Antes tendremos a Jayden, así que no podemos quejarnos!!
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Ruth cancinos7/3/17 0:43

    Creo que ya leí casi todas tus novelas... Y las adore. Suspire y llore en varias oportunidades... Ahora voy por palabras que nunca te dije....
    Vos junto con Nora Roberts y Gayle Forman, son mis autoras favoritas!!!!

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar.