Escribir es una terapia



¡Desconexión! Creo que es el primer año en mi vida que de verdad necesito un apagón completo, y no me refiero a descansar del trabajo (que sí, también), ni a esconder todos los dispositivos electrónicos, dar de baja internet y perderme en medio de cualquier parte aún por descubrir. Me refiero a mí, a hibernar, a la criogenización hasta septiembre, a un rayo paralizador, a un desmayo de 60 días o un simple botón de pausa que apague mi cerebro. Pero como nada de esto es posible (con ciertas garantías de supervivencia, claro está), pues voy a poner en marcha otras tácticas de evasión. ¿Cuáles? He abierto un buzón de sugerencias y se admiten todas.

Palabras que nunca te dije + Nuevos proyectos - Cruzando los límites III



Esta entrada va a ser una especie de popurrí de explicaciones, aclaraciones y nuevos detalles sobre los proyectos que tengo en marcha. ¿Por qué? Porque ha habido cambios que han trastocado por completo mis planes.
Voy a empezar por la serie Cruzando los límites. El tercer libro de la serie se aplaza por el momento. Esto no quiere decir que vaya a olvidarme de esta trilogía, ni mucho menos. Es solo que… esta historia necesita tiempo. Yo necesito tiempo para poder planearla con calma, para darle forma y conocer a los personajes que van a protagonizarla. Quiero que esta novela esté a la altura de las anteriores, y el listón está tan alto que siento una gran responsabilidad por todo lo que implica.

Un poco «caracol»



Los que seguís este blog sabéis que mis publicaciones no siguen ninguna pauta. Un día puedo hablaros de mis proyectos y otro contaros qué hago durante todo un sábado. A veces hasta lo uso a modo de diario o como una especie de confesionario cuya única función es la de oírme a mí misma en voz alta cuando estoy rumiando algo que me preocupa, que me interesa, cuando trato de tomar una decisión.