Slider

Hablando de «Palabras que nunca te dije»

jueves, 16 de febrero de 2017



En poco más de tres días se publicará Palabras que nunca te dije. No os voy a mentir, estoy colgando de un hilo muy finito de calma. Una tranquilidad que me está costando mantener. Me paso los días con el corazón a mil y la sensación angustiosa de no poder llenar mis pulmones de aire. Siempre me pasa igual. No importa el número de novelas que lleve publicadas, las  veces que ya he pasado por esto; es completamente visceral y escapa a mi control.
Creo que ya lo he dicho en muchas ocasiones, pero esta novela es especial para mí por muchos motivos. He disfrutado cada minuto de su escritura, hasta el punto de vivir dentro de la historia durante los meses que tardé en crearla. 
Sara y Jayden se convirtieron en dos personas muy reales para mí y aún las siento de ese modo.
Estos últimos días he contestado muchas preguntas sobre la novela. Una de las más habituales ha sido qué me llevó a escribir este libro y el porqué del cambio de registro.
Me considero escritora, sin más; no escritora de esta temática o la otra. Para mí es una necesidad evolucionar y probar cosas nuevas. Tengo muchas inquietudes y ganas de experimentar y descubrir nuevas facetas en mí. Salir de mi zona de confort y arriesgarme a hacer algo diferente. Y esta novela nació de esa necesidad de cambio, de llegar más allá de mis límites y a más personas.
Dar este paso es una de las mejores cosas que he hecho y me alegro enormemente. Pero si de algo me ha servido este primer contacto con la Romántica Adulta, ha sido para darme cuenta de que apenas he notado diferencias en mi forma de narrar, o en mi estilo, si comparo esta novela con mis trabajos anteriores. No es algo de lo que haya estado pendiente mientras escribía, la verdad. Porque mientras doy forma a la novela, no suelo considerar aspectos, pautas  o características del género en el que se va a catalogar una vez acabada.  Son tan irrelevantes para mí.


CopyRight © | Theme Designed By Hello Manhattan