Featured Slider

Hablando de «Palabras que nunca te dije»


En poco más de tres días se publicará Palabras que nunca te dije. No os voy a mentir, estoy colgando de un hilo muy finito de calma. Una tranquilidad que me está costando mantener. Me paso los días con el corazón a mil y la sensación angustiosa de no poder llenar mis pulmones de aire. Siempre me pasa igual. No importa el número de novelas que lleve publicadas, las  veces que ya he pasado por esto; es completamente visceral y escapa a mi control.
Creo que ya lo he dicho en muchas ocasiones, pero esta novela es especial para mí por muchos motivos. He disfrutado cada minuto de su escritura, hasta el punto de vivir dentro de la historia durante los meses que tardé en crearla. 
Sara y Jayden se convirtieron en dos personas muy reales para mí y aún las siento de ese modo.
Estos últimos días he contestado muchas preguntas sobre la novela. Una de las más habituales ha sido qué me llevó a escribir este libro y el porqué del cambio de registro.

Se adelanta la fecha para la salida de Palabras que nunca te dije



Tanto tiempo hablando de Palabras que nunca te dije, de las ganas de verla publicada, de lo especial que esta historia es para mí… También de lo lento que parecía pasar el tiempo hasta ese 6 de marzo que iba a salir publicada. Pues esta entrada es para contaros una noticia a ese respecto.

¡Tachán!

PALABRAS QUE NUNCA TE DIJE adelanta su publicación y estará en las librerías el próximo 20 DE FEBRERO. Y eso quiere decir que, en un mes, podré tener entre mis manos esta novela. Tocarla, olerla, abrazarla, espachurrarla contra la mejilla… Lo dejo porque empieza a sonar un poco raro.

Ayer fue el día de las sorpresas. Además del adelanto de fecha, se dio a conocer la cubierta. Aquí sí que no tengo palabras para describirla. Es preciosa, dulce, perfecta para esta historia. No me canso de mirarla y de soñar con ella, con esa imagen que tanto transmite y que tanto tiene que ver con la historia. Porque ella es Sara, la Sara que vive en mi imaginación, y ese paisaje que se entrevé es Tullia, el pueblecito lleno de encanto donde se desarrolla la novela.

Sinopsis de Palabras que nunca te dije





El 6 de marzo de 2017 es uno de los días más esperados por mí. Ese día se publicará Palabras que nunca te dije, mi primera novela de temática romántica adulta. Es una historia muy especial para mí, escribirla fue una delicia y una agonía, todo al mismo tiempo. Sabía que iba a ser difícil plasmar en ella todos los sentimientos y emociones que yo sentía al meterme en la piel de los personajes. Porque si hay algo que destacaría de este libro son sus personajes, todos y cada uno de ellos. También la ambientación, de esta parte me siento muy orgullosa. 
Me encantaría poder contaros muchas cosas sobre Palabras que nunca te dije, aunque cuando pienso en todo lo que diría ni siquiera sé por dónde empezar. Lo que sí puedo deciros es que esta novela nació de las ganas de probar cosas nuevas y de la motivación y el entusiasmo de una de mis mejores amigas, Cristina Más. Me dijo que podía hacerlo y me animó desde la primera palabra. Logró que confiara en mí misma y que también lo hiciera en Jayden.

Yo también tengo mis reglas para escribir




Últimamente, las publicaciones con consejos sobre cómo escribir una novela proliferan como setas en otoño. Hay infinidad: blogs, webs, revistas online, cursos de escritura, manuales, libros… Admito que al principio los seguía casi de forma compulsiva, incluso tomaba notas, recopilaba todos los «mandamientos» para que una novela pudiera convertirse en algo perfecto y sin errores de ningún tipo. Con el tiempo me di cuenta de que estas publicaciones estaban logrando volverme loca. Escribía con todas esas reglas en la cabeza, tratando de no olvidarlas y aplicándolas a mi texto al pie de la letra. Los personajes eran los que más sufrían. Que si cuidado con esto para que no parezca una Mary Sue; con esto otro estoy cayendo en un tópico; con lo otro la estoy estereotipando… En ocasiones, todos estos artículos se contradecían entre sí y surgía la duda ¿A quién hago caso? Finalmente opté por no volver a leer ninguno más, salvo un par de blogs que me parecen de gran ayuda y que tocan un montón de temas interesantes, entre los que se encuentra el de Gabriella Literaria. Echadle un vistazo y veréis como tengo razón.
Me gustan las reglas de escritura, los consejos, aunque no soy muy amiga de darlos. No me siento capacitada para dar lecciones a nadie cuando yo soy la primera que sigue aprendiendo día a día y nunca sabrá lo suficiente. Pero sí que he acabado construyendo mi propio manual. Unos puntos que me ayudan a mejorar, a escribir, a inspirarme. Puntos que en ocasiones acabo rompiendo y tampoco se para el mundo por ello.
Os voy a contar algunos.

Organizando el 2017



Pese a ser una persona que se distrae fácilmente, con una tendencia preocupante a dispersarse y  que se rige más por el corazón que por la cabeza, me he dado cuenta de que el libre albedrío no es para mí. Necesito límites que me ayuden a concentrarme; porque otra cosa no, pero soy perfeccionista y puntillosa hasta poner de los nervios a quien trabaja conmigo, y ese esmero solo soy capaz de lograrlo si me centro de verdad.

Los (mis) lectores cero.


No es la primera vez que me encuentro con esta situación: amigo, conocido o lector que se ofrece como «lector cero» de mis novelas. Un mensaje, un email, un comentario en el que me brindan de forma desinteresada echarle un ojo a mis escritos y ayudarme a pulirlos. Es un interés que agradezco, pero que siempre rechazo con pesar, sobre todo si proviene de alguien a quien aprecio mucho.
Ser lector cero de un escritor implica mucho más que leer una novela inédita y dar tu opinión. No puede hacerlo cualquiera por muy buena intención que tenga.
Como siempre que hablo sobre algún tema, todo lo que voy a comentar en este post se basa en mi experiencia personal como escritora. Puede que algunos no estéis de acuerdo, que vuestra experiencia haya sido distinta… La mía no deja de ser una opinión más.